Los colores de la Montaña: Reseña

©Los colores de la montaña
Ensayo película los Colores de la Montaña

Los colores de la montaña es una película colombiana en la que los protagonistas son niños con vivencias y sueños que afrontan una triste realidad que no comprenden del todo en medio de su inocencia lo que ocurre; familias ubicadas en las veredas en algún lugar de Colombia en este caso cerca de Antioquia.

Vivir entre conflicto y la guerra en medio donde los niños ajenos a cualquier circunstancia juegan felices. La verdad cuando yo empecé a ver la película intentaba que el corazón no se me arrugara pero era imposible no ver el dolor alrededor de las familias que tenían que soportar el miedo, la persecución y la muerte que los rodeaba por la violencia.

Los niños con ganas de hacer muchas cosas pero limitados por sus miedos hicieron que en su interior se cuestionara sobre la triste realidad, pero también el sueño de que acabase pronto,

Cuando deberían estar aprendiendo y adquiriendo conocimientos para formarse como personas, son cohibidos por las amenazas constantes donde peligran la vida de aquellos como la profesora Carmen que anhela darle un futuro y una esperanza son acabadas.

Solo queda una constante y es huir para preservar por lo menos su vida.

Me llena de sentimiento describir situaciones tan duras y más cuando los niños en su estado de indefensión solo quieren entender que es lo que pasa.

Estos cuestionamientos no solo son por la guerra, me queda el sinsabor también de niños que tienen que enfrentar la violencia intrafamiliar, el acoso y el abuso constante, que lo que hace es que crezca una generación de fracasos, miedos, inseguridades, odios, venganza, falta de identidad, entre otros problemas que deterioran una sociedad por falta de amor, respeto, tolerancia y oportunidad.

Ojala reflexionemos y seamos autores de construir no solo a nuestros propios hijos sino de todos aquellos a los cuales les podemos ir a brindar un mensaje de esperanza y amor. Si nos alcanzáramos a imaginar el valor de los niños y el impacto de la sociedad de aquí a unos años, nos preocuparíamos más por trabajar en su educación y en las familias de estas nuevas generaciones, para construir paz y amor.