Los Colores de la montaña (Ensayo)

©Los colores de la montaña, 2010
Por John Gutierrez León

Es importante reconocer la importancia de los espacios presentados por la universidad (Universidad la Gran Colombia) utilizando como medio franjas de cine arte enmarcado a la problemática actual la cual no desconoce la incidencia de diferentes hechos a lo largo de la historia del mundo y por supuesto la historia de nuestro bello Colombia siendo un país, rico en su naturaleza, destacando las fronteras no solo geográficas si no la relación de las estructuras de relación de frontera política con sus vecinos, Colombia un país bendecido por la relación diferencial y variada de climas que estructuran el país del edén, cabe resaltar el entorno circundante del colombiano teniendo como uno de los principales agentes de relación los diferentes animales los cuales son solo el resultante de la diversidad majestuosa que posee este fantástico País.

46 millones de habitantes los cuales a diario se rebuscan demostrando la calidad de los mismos sacando adelante sus familias teniendo como principal estrategia la felicidad, son humanos extrovertidos con el optimismo a flor de piel. Toda esta introducción lo que demuestra es la gran admiración por estos seres los cuales han tenido que vivir en los más de 50 años una terrible historia de sus vidas, esta historia especialmente se visualiza en las zonas rurales en donde la violencia es el pan diario en donde sin distinción ataca a gamonales, terratenientes, criminales, mafiosos, políticos, guerrilleros, malhechores siendo estos estados diferentes a nuestro sistema reconocido como estado constitucional, pareciera que el país gozara de diferentes formas de regir con poderes ejecutivos alternativos, los cuales permiten a las arbitrariedades realizadas por los diferentes actores del conflicto la impunidad para que termine se necesita de un milagro y cuando se refiere a milagro no es la etapa de transición o la ejemplarizante justicia especial para la paz , la cual solo es un sofisma de distracción la paz duradera solo es sueño efímero que en nuestro país es la retórica perfecta y precisa para adelantar las excelentes campañas políticas las cuales son solo el capricho de los verdaderos artífices de la violencia.

Tengo que referirme al director de esta película la referida para adelantar este ensayo y es el señor Carlos Arbeláez dándole importancia al espectador teniendo una visión sensible de la naturaleza de nuestro país. En esta película los menores muestran su lado más puro y establecen el papel importante de los mismos en el desarrollo del conflicto. En un aparte el Director habla de los niños y su forma de traer con sus aportes a la magia de la poesía. Esto es lo que los espectadores encuentran en esta película, que es hecha de magia, alegorías a la ingenuidad de los niños a la santidad de los mismos y a la pureza en la relación de los infantes con la belleza natural de nuestro hermoso territorio colombiano. .

La belleza de las montañas de nuestro país son la realidad de nuestra gente la cual en su gran mayoría por más de que este inmerso en este conflicto no pierde que al igual de la naturaleza la majestuosidad de su interior. La naturaleza está por todas partes, es solo pensar en el gran territorio rural descrito por los caminos del campo y por las estructuras de las edificaciones relevantes como son la iglesia y las fachadas de la escuela, recordar la contaminación de murales con script de las consignas guerreras de grupos al margen de la ley. Un ejemplo de la tenacidad y de la realidad diaria en el campo de nuestro país es el de La joven maestra de la escuela la cual llega a la vereda y quiere acabar con la guerra la cual compromete a sus estudiantes opacando los hermosos colores de la naturaleza. Esta película Se inspira en Manuel, un menor que muestra su inocencia en sus ojos, acciones y forma de actuar con los compañeros de la escuela, familia y lógicamente con los regentes de la violencia (los bandos del conflicto) quisiera referenciar la historia contada por un tercero el cual solo recopila lo percibido por un menor y la posible cantidad de actores pasivos existentes en nuestro país alrededor del conflicto.

Esta película muestra la crueldad de la violencia vivida por nuestro país y resalta una de las tantas víctimas existentes el menor el cual es castrada desde muy temprano las ilusiones, provocando y creando las mentes destructoras y aniquiladoras de la verdad y del crecimiento de la real sociedad.

El horror y la brutalidad triunfan sobre la inocencia infantil. Ni las buenas intenciones de los adultos pueden cambiar el rumbo incongruente siendo los niños los testigos de la muerte hasta de sus propios padres, esto genera huella para los televidentes esto es un aporte al cine nacional, y a la conciencia de los interesados recibiendo posiblemente la enseñanza real para aportar al cambio de los ciudadanos frente a la perspectiva del conflicto esta película es acogida y en el exterior se vuelve uno de los enlaces de la comunicación asertiva del interesado de conocer una real nación la Colombia limpia cruel destinada a seguir en conflictos los cuales posiblemente estarán mucho más allá de las armas.

Lo antes mencionado solo llevara a un destino el cual es la construcción un nuevo país. Las historias de un grupo de niños campesinos, apasionados por el fútbol como herramienta de socialización y de recreación estos actores tímidos de la actuación han podido crear modelos de ejemplo de enseñanza, siendo la estrategia las acciones naturales. Los niños protagonistas sueñan, son atentos, serviciales, persisten no importan las edades el ejemplo claro es el mayor de todos, muestra ser líder, un personaje que identifica a muchos ciudadanos. El cual tenía como seudónimo Poca Luz, un niño albino, siendo la víctima de la violencia generada desde el interior de la inocencia por parte de sus amigos, este niño sufre las burlas de sus compañeros, al igual de la constante ocurrente de nuestro país en donde los actores establecen la relación directa en el guion y en la participación de manera activa siendo su papel el accionar real de sus vidas, no se puede dejar a parte el fútbol como conector y enlace de nuestra sociedad, que por más que esté en crisis requiere de la distracción y la reorientación de nuestra atención y memoria la cual sufre de problemas serios de recordar y solo enmarca la felicidad efímera.

Es importante entender la realidad de nuestro país y que mejor que el arte basada en un medio fácil de dirigir ya para terminar esta socialización quiero enmarcar la importancia de estos trabajos por parte de colombianos empeñados en sacar adelante una sociedad que requiere la atención y unas estrategias nuevas.

“Los colores de la montaña ha ganado el premio de Cine en Construcción en Toulouse, Francia; el premio Kutxa al nuevo director en San Sebastián y el premio Espiga de Plata en el Festival Internacional de Cine Debutante "Spirit of Fire" de Rusia. Ha sido seleccionada en diversos festivales, como los de Estocolmo, Cartagena, Friburg, Roma y Chicago”. Texto tomado de www.proimagenescolombia.com/secciones/cine.../pelicula_plantilla.php?id...1893”