Implementación de la paz, ¿Cómo van los cultivos ilícitos en el país?

INFORME Periodo 2001-2016

Por Hugo Duarte y Alejandro Badillo

Los cultivos han crecido de manera periódica año tras año, sin embrago tuvo un descenso para los años 2012, 2013 y 2014. En contraposición, para el año 2016 nuevamente va hasta el punto mas alto de la estadística logrando cerca de las 150.000 hectáreas situación que no se daba desde el año 2001.



De acuerdo al estudio hecho por UNODC (, con su proyecto EL SIMCI, implementado a partir del año 1999, el mayor incremento de los cultivos de coca se da en el lapso del año 2015 al 2016 al pasar de 96.000 a 146.000 hectáreas. Lo cual representa un incremento aproximado de 52 % y casi un incremento de tres veces teniendo en cuenta las cifras para el año 2012.

Dentro de esta análisis cabe resaltar, que el mayor incremento de este ilícito se encuentra en los departamentos de Nariño, Norte de Santander, Putumayo y Cauca, ya que en estos departamentos se encuentra el 72 % de toda la coca del territorio.





El problema del crecimiento de estos cultivos se dan en los departamentos donde históricamente las FARC, tuvieron su protectorado político y bélico, en la zona de los departamentos de Nariño , Putumayo, Cauca, y norte de Santander por ubicación estratégica de cercanía fronteriza con los países de Ecuador y Venezuela respectivamente, lo cual ayudaría a la exportación, comercialización del producto final hacia el exterior del país.





Este aumento en la región de en los departamentos de Cauca, Nariño y la región Central (que incluye Catatumbo), no solo obedece al alto precio de la hoja de coca, sino a la presencia de diferentes actores ilegales, como ELN, EPL, BACRIM, e incluso por la presencia de extranjeros que dinamizan los mercados locales de la hoja de coca y la pasta de cocaína.

Por otro lado en la región central( Catatumbo, Sur de Bolívar y bajo Cauca), la hegemonía la ejercen las bandas criminales como el llamado “ Clan del Golfo”

Definitivamente en el oriente del país hubo un crecimiento pero en una proporción menor a los del occidente del país, quizá por la por la geografía del conflicto en nuestro país, ya que el oriente del país esta asociado a las Farc-Ep, mientras que occidente, en particular el “Bajo Cauca,-Sur de Bolívar – Catatumbo está más asociado a la presencia de bandas criminales y grupos de extrema derecha.

En 2016, los núcleos principales de coca se asocian a las zonas de frontera de esta manera:



o Nariño; Centros poblados de La Balsa y Llorente
o Putumayo; Centros poblados de Puerto Vega y Puerto Asísv
o Norte de Santander; Centro poblado de La Gabarra.




En Colombia el 30 % de los cultivos de coca, se encuentran a menos de 20 Km de alguna frontera.

Por otro lado al analizar los 10 municipios mas afectados o críticos, en los cuales se concentra el 48 % del área sembrada con coca en 2016, nos arroja el siguiente cuadro:



A partir del año 2009, en estos municipios se registran acciones que limitaron la operatividad de estrategias de interdicción como la aspersión a área y erradicación manual forzosa; por un lado, la restricción para asperjar a 10 km de la frontera con Ecuador en los departamentos de Nariño y Putumayo; restricciones de operatividad en la zona montañosa del Cauca y la suspensión de la aspersión aérea desde 2010 por condiciones de orden público en norte de Santander.



El patrón en el establecimiento y abandono de los cultivos de coca esta asociado con proceso de ocupación del territorio. Durante los 16 años de monitoreo estos patrones permitieron definir cuatro escenarios en los cuales facilita o dificulta el establecimiento de cultivos.

1. Los espacio de ruralización, dando paso a la incorporación de tierras en procesos de producción licita.
2. Frentes de colonización, actividades como la deforestación, praderización y cultivos de subsistencia con la siembra de cultivos ilícitos.
3. Puntas de colonización, que constituyen el avance de los cultivos ilícitos a través de la hidrografía.
4. Las selvas o bosques de tierra firme, que constituyen las nuevas áreas para el establecimiento de cultivos ilícitos.

Análisis regional del área con coca:



El 39% de la coca está en la región Pacífico, la región más afectada ,seguida de la región central (28% de la coca) y la región Putumayo – Caquetá (24% de la coca). En relación con las regiones con mayor afectación por coca, el incremento más significativo se presentó en la región central.

La participación de las regiones al oriente del país (Meta – Guaviare, Orinoquía y Amazonía) se viene reduciendo ostensiblemente; en 2001, el 36% de la coca estaba en estas regiones; en 2012, la participación había pasado a 18% y para 2016 está en 9%. En contraposición, los núcleos del occidente muestran una fuerte tendencia al incremento, jalonada por el comportamiento en Norte de Santander y Nariño.

La región Central viene creciendo; en 2001 tenía el 12,3% de la coca del país; en 2012 a pesar de que se alcanzaba el punto más bajo de la serie histórica, la participación de la región subió al 22% y en 2016 está en 28%.

A diferencia de las regiones Pacífico y Central, la participación de Putumayo – Caquetá en el área sembrada con coca en Colombia viene disminuyendo; en 2001, la región participaba con el 43% de la coca del país, esa participación se redujo a la mitad (21%) en 2012 y se mantiene cerca (24%) para 2016.

Al igual que en Putumayo – Caquetá, la participación de Meta – Guaviare en el censo de cultivos de coca viene disminuyendo. En 2001 el 25,5% de la coca del país se encontraba en esta región; para 2012 esa participación bajó a 13,7% y para 2016 sigue bajando para llegar a 8%.

Con este informe se llega a la conclusión que a partir del año 2014 se ha incrementado de manera gradual y hasta el año de 2016 los cultivos ilícitos en nuestro país, tomando como causa la baja en las metodologías tanto de erradicación como los de aspersión en los últimos años, como la protección de las zonas afectadas de los grupos al margen de la ley.

Cordialmente

Hugo Duarte y Alejandro Badillo Grupo Objeción