Las consultas populares que dicen NO a la minería en Colombia

"La Locomotora Mineria: La Colosa en Colombia"
Por Jennyffer Gamboa Medina

El Plan Nacional de Desarrollo 2014- 2018, “Todos por un nuevo país” plantea al sector minero como uno de los motores de la economía nacional, el cual debe ser potencialmente explotado de acuerdo con estándares ambientales y sociales, con base en lo anterior el Gobierno Nacional en el año 2016 formulo la Política Minera de Colombia apoyada en seis pilares fundamentales que son: “seguridad jurídica, condiciones competitivas, confianza legítima, infraestructura, información y autoridad minera fortalecida y eficiente”.

De acuerdo con estadísticas del Ministerio de Minas y Energía, este sector ha representado el 2.2% del PIB entre los años 2010 y 2015 y ha generado 19.6% de las exportaciones del país, demostrando la importancia de este sector en la economía nacional. Además de la importancia en términos tributarios que este sector genera solamente en regalías para el periodo 2010- 2015 se recibieron $9.7 billones.

Por otra parte en el año de 1993 se promulgo la ley 99 “por medio de la cual se crea el Ministerio del Medio Ambiente, se reordena el Sector Público encargado de la gestión y conservación del medio ambiente y los recursos naturales renovables, se organiza el Sistema Nacional Ambiental, SINA, y se dictan otras disposiciones”. Dentro de la política ambiental formulada por esta ley se encuentran los principios ambientales, con los cuales se busca el desarrollo económico y social a través de la conservación de los recursos naturales y la protección del medio ambiente.

Con fundamento en lo anterior el presente ensayo tiene como objetivo plantear la posición de las comunidades que han participado en procesos de consulta popular mineras desarrolladas en lo que va corrido del año 2017, teniendo como punto de partida el impacto en términos económicos del sector minero vs la protección ambiental y de los recursos naturales.

La consulta popular es un mecanismo constitucional de participación ciudadana, por medio del cual se convoca al pueblo para que decida la suerte de una decisión de vital importancia que pueda afectar a la nación, un departamento o un municipio. Es a través de este mecanismo que los municipios de Cajamarca Tolima, Cabrera Cundinamarca, Pijao Quindío, Arbeláez Cundinamarca y Cumaral Meta dijeron no a la ejecución de proyectos de tipo minero o explotación de hidrocarburos.

En la Cabrera la votación se realizó el 26 de febrero con un 97,28% a favor del NO, momento en el cual existían 5 títulos mineros vigentes para la explotación de recursos para la construcción y una solicitud de concesión para la explotación de este tipo.

En el municipio de Cajamarca la consulta se realizó el día 26 de marzo con un 97.92% de votos por el NO, allí existen 19 títulos mineros vigentes para la explotación de minería aurífera a cielo abierto y tiene 8 solicitudes de contratos de explotación minera de oro.

En Cumaral el día 4 de junio con un 96.9% se dijo NO a la explotación minera, el 9 de julio se realizó la consulta en el municipio de Pijao con un 97.76 a favor del NO, donde existen 13 solicitudes de contratos de concesión y 5 títulos vigentes para la explotación recursos para la construcción. El mismo día en Arbeláez se realizó la consulta con un 98.5% a favor del NO, con 4 títulos vigentes para la explotación de materiales para la construcción y 3 solicitudes de concesión.

A hora la pregunta es ¿Por qué las comunidades de estos municipios han decidido de manera tan unánime la no explotación minera en sus territorios? Seguramente y yo me atrevo a expresar que el crecimiento económico que puede traer la minería no es tan cierto y la problemática social y ambiental si se deja a las comunidades.

Para mí el capital en términos económicos que genera la minería es acaparada por las grandes empresas transnacionales que invierten en este negocio y seguramente para ellos será un negocio redondo pues cuando se termine el mineral en un punto se trasladan para otro, pero no se tiene en cuenta las consecuencias irremediables que se dejan a la comunidad; como pueden ser la contaminación de las aguas, la infertilidad de las tierras, entre otros.

Tal vez este balance es el que las comunidades de los municipios consultados han hecho y se han dado cuenta que los recursos naturales tienen un valor incalculable que los precios de las exportaciones no sostienen. Además hay que tener en cuenta que por el hecho de ser materias primas que se venden en el mercado internacional a precio muy bajos y por el contrario si se deteriora el medio ambiente, se contamina el agua, se acaba por la diversidad del territorio.

Para mí es necesario saciar el hambre de dinero de las grandes empresas y empezar a pensar más en nosotros los que de manera directa nos afectamos con este tipo de decisiones, empezar a pensar más en comunidad y las consecuencias que puede tener este tipo de negocio.

Por ultimo quisiera señalar que es evidente que existen zonas del país en donde es imposible realizar explotación minera sin causar un daño irremediable en el ecosistema como por ejemplo los páramos, sin embargo el catalán Joan Martínez Alier economista de profesión está impulsando en el municipio de Cajamarca un proyecto para demostrar que es posible hacer un desarrollo a través de mecanismos que protejan el medio ambiente y no se perjudique de manera tan radical la economía nacional, teniendo en cuenta las condiciones sociales y agropecuarias del territorio.

En palabras del Catalán el proyecto es realizar “Minería sostenible, social, proveedora de agua, catalizadora de desarrollo económico” a través de la siembra de guadua que permita el restablecimiento de la capa vegetal y pueda ser aprovechada en proyectos agrícolas o industriales.

Esta es una apuesta novedosa que permite a las comunidades transformar sus condiciones de vida sin detrimento de su entorno y por el contario favorecer el desarrollo económico de una sociedad, esperamos sea la mejor decisión que pueda ser adoptada en las condiciones actuales.



Fuentes Bibliográficas:

República de Colombia- Ministerio de Minas y Energía; Política minera de Colombia, Bogotá D.C., 2016.

Congreso de la Republica, Ley 99 de 1993, Bogotá D.C.

El tiempo; Mapa: los 7 municipios colombianos que le han dicho 'No' a la minería, julio de 2017.