El consumismo en llamas que altera nuestros sentidos

Okja Directed by Bong Joon-ho (2017) Distributed by Netflix
Por Esteban Camilo Mora Linares

Si bien es cierto vivimos en un mundo moderno caracterizado por los avances de la ciencia, la tecnología, la cultura y las formas de ver el mundo, dichos avances han permitido que la sociedad se modernice, se transforme y genere cambios positivos y negativos en cada una de las personas que habitan este inmenso mundo marcado en una era de consumismo la cual no respeta ni raza, ni género, ni condición social, sino que viene a ser un aspecto sociocultural que compete desde el más niño hasta el más anciano.

El actual mundo que nos rodea trae consigo una serie de exigencias las cuales permite entre ellas un mayor acceso a la comunicación, a la ciencia, a las relaciones interpersonales, a la cultura, a la educación, entre otras, es decir, vivimos en un mundo acelerado el cual día a día amanece con cambios que generan trasformaciones sociales en cada uno de los individuos que hacen parte de la misma, sin embargo, no ha existido un mecanismo de pedagogía que permita que ese mundo de avances permita el buen operar de la sociedad, si bien nos damos cuenta vivimos en una sociedad tensa donde no nos preocupamos por el otro sino estamos sumergidos en un mundo de egocentrismo donde prevalecen mis necesidades por encima de las demás.

Lo anteriormente expuesto marca el punto de partida a lo que se pretende plasmar en este pequeño escrito donde operan ideas, criticas, acuerdos, desacuerdos, formas de ver el mundo, propuestas y que van marcadas a expresar un punto de vista que genere capacidad de razonar sobre nuestros actos y nuestras formas de concebir al mundo que trae consigo virtudes, pero al mismo tiempo trae consigo frialdad en nuestros corazones.

Cuando escuchamos noticias sobre el ultimo celular Apple que saldrá al mercado, sobre las mega hamburguesas de McDonald’s, el ultimo computador con características increíbles, el ultimo pantalón con diamantes de adornos y así varios anuncios que vemos día a día, podemos notar que son noticias con un subliminal que altera nuestros sentidos y nos lleva hasta límites sobrenaturales, al mismo tiempo se convierten en una obsesión incontrolable que pasa de ser algo pasajero a ser algo netamente imprescindible para nuestras vidas.

El consumismo en llamas que altera nuestros sentidos es quizás una metáfora para expresar el sobre abuso que la sociedad le da al mercado de consumo. Podemos ver que en la actualidad el mundo se mueve en torno a la economía de consumo de la población, dicho mercado trae consigo una serie de problemáticas las cuales no salen a relucir en comerciales de televisión, ni en publicidad, ni en ningún mecanismo que brinde el conocimiento sobre esta problemática, esto solo se puede ver evidenciado en la capacidad que cada individuo le preste a este fenómeno que como mencione anteriormente trae beneficios pero a la vez genera problemas los cuales nos hacer ser sordos, ciegos y mudos.

El mercado de consumo viene a ser el acetaminofén que calma nuestros dolores de cabeza, es decir aquel fenómeno que suple nuestras necesidades y calma nuestros deseos, sin embargo, ha llegado a ser un problema ideológico en los grupos sociales, ya que el problema no radica en pertenecer o no a ese mercado, sino en alcanzar un grado de pensamiento y razonabilidad sobre como es mi participación en el mismo y que hago para que dicho mercado no deteriore mi planeta y no pase por encima del cuidado del medio ambiente.

En algún momento escuchaba que el mercado de consumo generaba basura y más basura y haciendo un análisis muy objetivo sobre dicha problemática podemos ver que no existe una forma en donde todos los recursos que quizás fueron utilizados en determinado momento genere un valor agregado que haga ver un poco más virtuoso el mercado de consumo, si vemos bien el mercado de la industria automotriz constantemente trabaja para impactar los sentidos de los consumidores con el fin de generar economía, sin embargo tanto automóvil que hoy existe en el mundo está generando una congestión trafica que ya ni las mejores autopistas se salvan de dicho fenómeno, a lo cual me indago ¿qué hacen estas grandes industrias para superar dicha problemática y además como ayuda a contribuir a reducir la contaminación en el planeta tierra?

A mi modo de ver esto es lo que está causando el deterioro de nuestro planeta y nuestro ecosistema, el sector productivo se está enfocando en la producción masiva mas no en mecanismo que contribuyan al cuidado y respeto de nuestra atmosfera. Si analizamos bien, si las industrias no hacen un análisis sobre sus modelos de producción, pronto no habrá compradores, ni economía, ya que el mundo tendera a desaparecer si no somos conscientes del uso que hacemos de cada cosa que utilizamos a diario.

Por otro lado, y con relación directa a ese mercado de consumo, podemos ver que existe un mercado amplio en términos de alimentación, específicamente en las distintas carnes que consumimos a diario y de las cuales no nos cuestionamos sobre su procedencia, sino ocurre lo contrario, nos enfocamos en su sabor, precio y sus diversas presentaciones. Es evidente precisar que el objetivo de este documento no es cambiar las formas de pensar de cada individuo, sino generar una crítica hacia el mercado de consumo que genere conciencia sobre el uso que hacemos de lo que consumimos a diario y cómo podemos contribuir a cuidar nuestro planeta.

Es notorio precisar que desconocemos la procedencia de las carnes que consumimos a diario, de manera implícita estamos incurriendo a una falta común y es mediante la compra masiva de dichos alimentos, así con esa compra masiva, violentamos el derecho a la vida de unos seres sintientes que ya por jurisprudencia tienen derechos y donde el estado está en la obligación de respetar la vida e integridad de los animales, por otro lado propone que existe un deber de protección donde se debe evitar a toda costa el maltrato, la tortura o actos de crueldad en contra de los animales, sin embargo estos animales que mueren en circunstancias las cuales desconocemos se convierten en un producto atractivo para los compradores impulsivos y se olvida las leyes existentes, lo único que prima es calmar nuestras ansias que trae un buen plato de carne.

La película “okja” es una muestra evidente del trato que se le dan a esos animales que terminan convirtiéndose en productos dentro de un mostrador que altera nuestro paladar y olvidamos el trato no digno que hubo detrás de su muerte, mal afortunadamente estamos ciegos ante el maltrato animal, no quiere decir que se pretenda que toda la población se convierta en vegana o vegetariano, sino que realmente tomen conciencia de lo que se consume y sean más críticos a la hora de alimentar ese mundo de consumo donde existen muchas problemáticas que los medios no muestran ya que afectaría sus intereses económicos.

Algo supremamente importante en lo expresado en líneas anteriores es que el mercado de consumo genera basura, he aquí el reto que tenemos como sociedad y si vemos que todo avanza y esos avances nos permiten transformar nuestras vidas, es momento de contribuir al planeta generando alternativas de mejoramiento, donde dichos productos que no se utilizan sean destinados a una remanofacturación y donde sean utilizados para contribuir a las sociedades más vulnerables, un ejemplo de ello es la historia de un recolector de basura que recoge los libros que botan los ciudadanos, estos son organizados y reciben un proceso de restauración y finalmente estos son donados a los niños de escasos recursos.

Por otro lado, es importante mencionar que debemos de dejar de pensar en sí mismos y pretender que nuestras necesidades se suplan vulnerando los derechos de los que están en nuestro entorno, teniendo en cuenta que en este mundo de constantes trasformaciones y de avances es relevante mencionar que el derecho y sus dinámica también avanzan, buscando el debido respeto y reconociendo el otro como sujeto activo de derechos sin importar que no sea persona, sino resaltando que los animales y el ecosistema también son poseedores de derechos.

Si vemos bien, las soluciones son simples y estas están al alcance de cada uno de nosotros, es importante simplemente tomar conciencia de cada uno de nuestros actos y saber maniobrar los cambios que trae consigo el mundo de la era globalizada que pretende sobrepasar limites sin importar las adversidades que quizás surjan en un futuro.