Colombia Ambiental un Derecho Natural

Colombia biodiversa
Por Claudia Yasmin Morales Ayala

La ignorancia del estudiado que se prepara para ayudar a una sociedad que confía en ellos, creyendo que son la salvación de lo inevitable en cuanto a la preservación de recursos naturales, propendes de la subsistencia de una humanidad, de la cual todos hacemos parte, en paralelo de aquellas personas y entidades que en muchos casos carecen de esa educación o guía académico – pedagógica para cuidar y preservar esos mismos recursos, y que desde allí hacen más por luchar y defender esos derechos que la misma naturaleza reclama, exige, y que tiene derecho a existir, como el considerado hombre racional, que piensa, razona y actúa con criterio propio para defender lo que considera le pertenece y al cual no se le pueden vulnerar esos mismos derechos.

Es deprimente como la misma sociedad y no en cabeza de uno sino en mano de todos, impulsamos esa destrucción de cada recurso natural renovable y no renovable de manera abrupta y desmedida en cadena ascendente de acaparamiento, de ambición de avaricia por deshacerse de cada basura que le sobra y la arroja en desmedida a la calle o al rio, pensando y teniendo la convicción de que es el único individuo sobre la fase de la tierra y que ese pequeño poco de basura no va a afectar a nadie, oh ignorancia, acaso ese individuo si supiera de la conciencia de muchos, millones; piensan y actúan igual que el o ella. Estaría en la disposición de organizarse, establecer una disciplina de reciclaje de rehusar de ahorrar y de no contaminar? Bien es, de que las leyes hablan de normas, principios, sanciones, derecho ambiental etc. Todo en el papel a la par de una realidad que todos vemos, percibimos pero no actuamos, en palabras sencillas escuchamos de que la naturaleza dentro de su fauna, flora y ahora sus seres sintientes están en el derecho natural de que son la base de vida de de una visión de mundo sin cambios climáticos, calentamiento global, deforestación, polución, deshielo de nuestro glaciales entre otros tantos fenómenos que se ven cada día.

En los últimos años el gobierno ha venido interesándose por buscar medidas para solucionar los grandes inconvenientes que se presentan con el hecho de la explotación excesiva de recursos naturales en Colombia, esto teniendo pertinente que hay poblaciones enteras donde los grandes terratenientes o las malas administraciones dieron permisos a diestra y siniestra para que explotaran los recursos naturales sin control, dando hoy día consecuencias desastrosas de deforestación y destrucción de los sistemas naturales de nuestro país. Si el gobierno no crea conciencia natural de preservar lo que nos queda será difícil y hasta imposible que quede algo de recursos para nuestros hijos, ya es hora de usar las nuevas tecnologías para solventar en algo la preservación y rescate de lo que queda, dando así que el derecho ambiental es una mezcla de influencias sociales, humanas políticas, multidisciplinarias donde el fin debe ser cuidar el medio ambiente y educar a la sociedad para mejorar la calidad de vida de cada terruño de nuestra Colombia.

Al prender un televisor, un computador ,el hecho de entrar a las redes sociales, y fijarse en como ciertas personas, entidades, empresas hablan y se honeran de todo lo que las grandes industrias presentan como avances infraestructurales de modernidad, muestran la fachada y no muestran el exterior de esas grandes urbes de máquinas donde las transnacionales construyen algo que hace que el comercio crezca que los trabajadores porque no ganen un poco más económicamente, pero que en la verdad de la legislación, aportan más a la contaminación, cambian derechos fundamentales como la salud y la vida por el de un billete que compra los medicamentos que alivian el dolor de forma temporal y que en la realidad de esas regiones es la desolación, el desierto que ningún medicamento que un billete pueda pagar va a devolverles la naturaleza que les brindaba la flora y fauna para respirar ese aire puro que es un derecho vital que cuida la vida, la salud, la tranquilidad y la certeza de que ningún profesional que por mas títulos que posea puede reconstruir y defender lo que ya el hombre mismo destruyó, produciendo polución, smog, humo, residuos sólidos, gases, podredumbre en los ríos, en los mares, y en cualquier ecosistema.

El derecho ambiental debe regularse y normativizarse, desde los principios de igualdad y equilibrio donde porque no se pueda crear un desarrollo sostenible que de ese paralelo entre la sociedad y la misma naturaleza donde nuestros legisladores preponderen el derecho a la vida de esos seres sintientes que aun que no hablen sabemos que existen para que nosotros subsistamos, derechos inalienables como la el derecho a respirar a caminar, a ver el ambiente en su contexto natural no modificado por ciertas leyes de explotación minera y de venta ilícita de especies que son arrancadas a la fuerza de su habitad. Se debe mantener los ecosistemas para alcanzar ese equilibrio y mantenimiento de la protección del medio ambiente, no se dice o no se sugiere que no hay que explotar los recursos ambientales todo lo contrario es necesario hacerlo por el progreso de una nación, es simplemente crear ese aparato o ente administrativo idóneo que permita de manera eficaz la compatibilidad entre el desarrollo y la protección de los distintos ecosistemas de nuestros pueblos.

Hoy día con los avances tecnológicos es imposible esconder como el hombre a nivel mundial le ha puesto un precio a su poder y es capaz de hacer cualquier cosa para mantenerse en el, al hablar de grandes potencias, uno no puede dejar de detenerse a pensar que con el simple hecho de informar, que hacen pruebas nucleares con armas de destrucción masiva para proteger sus límites geográficos y políticos con la intención de infundir miedo, creen que con esas armas solo van a matar al hombre y a destruir las armas que los países contrincantes usan igual para defenderse, que ignorancia, las plantas, el medio ambiente las aguas dulces.los ecosistemas también van a desaparecer, como es posible que hablen de seguridad ambiental internacional que establezcan sistemas de seguridad nuclear, estrategias de consumo de energía sostenible que hagan o presenten conferencias internacionales para firmar acuerdos de protección a las palabras que están de moda, calentamiento global, que mentira veamos las imágenes de México, Korea, Francia, han llegado a tantos extremos que han tenido que parar el tráfico aéreo y terrestre por días, para que la polución disminuya, pero igual nos seguimos comiendo el cuento los gobiernos se callan y obligan a callar, las potencias mandan y la verdad se oculta para ellos poder continuar.

Al hablar de posibles disciplinas jurídicas se debe hablar de regulación de trabajo interdisciplinar donde se pongan en las normas los distintos intereses , proyectos, leyes regulativas que propendan programas de desarrollo ambiental, desarrollo económico de carácter preventivo y restaurativo de los recursos. Colombia es una potencia en recursos, pero nuestro consumismo excesivo hace que el sistema de consumo de las poblaciones y no se habla de solo las ciudades sino también de los pueblos que hoy en día el gasto desmedido, las compras incontrolables desde las modas y así mismo el tirar todo lo que en su consciencia consideran deben tirar, hace que los grandes mercados adquieran los distintos productos como si fueran desechables para mencionar algunos: celulares, ropa, comida empacada, etc. etc., es inimaginable la cantidad de toneladas de basura, de desperdicios que estamos produciendo los habitantes, basura que ya no saben donde arrojarla, uno sale a las calles y en cada esquina, basura, bolsas y mas basura, que inconsciencia de nosotros para con el medio ambiente, ignoramos el ciclo de la vida y con mas veras de los ecosistemas. Todos tenemos nuestros propios intereses económicos, donde el estado pareciera que le da pereza, que exigirle al pueblo que cuide los recursos naturales, consagra ciertos derechos, con ciertas políticas de orden normativo, que los humanos veamos y viven ciemos que al gobierno no le da miedo que hay leyes que respaldan la protección ,de los que están en el mando del estado y que son capaces de enfrentar los marcos jurídicos que ayudan a planificarlas oportunidades de desarrollo y del derecho a la naturaleza gozando de un ambiente sano en la consagración de sus derechos.

Al hablar de derecho natural uno va a la norma y busca el respaldo del uso, goce, disfrute y usufructuó de la explotación de recursos naturales ,se respeta ese criterio, ahora bien si el hombre tiene esos derechos porque no razona y usa la lógica para devolver lo que él ya ha usado y ha explotado, la respuesta es, no, los seres humanos estamos en un estado de derecho de inconsciencia ambiental total, todos exigimos pero nadie da ,para un ejemplo simple, la crianza de animales a través de procesos de aceleración química excesiva donde alteran y rompen el ciclo natural de formación de las especies cárnicas, bovinas, caprinas, aviares, etc. que en si se desarrollan ni en la mitad del tiempo, en si alteramos, los ecosistemas para obtener ganancias económicas y si con estas alteraciones en la producción de especies consumibles están afectando a la población sin que se den cuenta, para mencionar, obesidad, virus, bacterias, enfermedades huérfanas etc. Así podríamos atrevernos a criticar que al Colombia ser un país social, de derecho participativo, pluralista que reconoce y protege la diversidad étnica y cultural de la nación, desconoce que el medio ambiente y sus recursos también hacen parte de ella.

El desequilibrio de la sociedad y su medio ambiente, hace que la vida y la naturaleza pase como una película de imágenes que a aquel que ama su tierra sabe lo que le duele, establecer ese paralelo de imágenes inconexas de lo que alguna vez fue y ya no es y que en constancia evolutiva con el pasar de los años se fue transformando en un fenómeno que igual que la literatura será un libro que al pasar las hojas, sean un imaginario de algo que pasa a la fantasía de aquellas nuevas generaciones que en su momento creerán que no existió, que la vida es un computador que refleja imágenes creadas para decorar lo que esas presentaciones amenan los programas, aplicaciones, decoraciones de los nuevos juegos de sistemas, de novedosos circuitos , que en suma previa en la vida existieron con belleza natural: los bosques, los mares, los glaciales, las flores, la selva, los desiertos naturales con sus ecosistemas naturales. Todo se va en Cámara lenta como algo efímero del cual se puede crear un poema, una canción, pero que por nuestras nuevas costumbres la preservación ha adquirido un nuevo sentido de autodestrucción.

Dando un inicio de cierre a este ensayo de lo crítico que esta la sociedad en cuanto a la temática del manejo del medio ambiente y sus recursos naturales desde la norma, la parte jurisprudencial, la constitución las leyes, los valores, los principios, es decir que todo está escrito muy bonito en el papel, pero el reflejo de los nuevos profesionales en cualquier área del conocimiento “abogados, médicos, ambientalistas, biólogos, etc.” Es desarrollar esa consciencia de rescatar los valores y el amor por la vida por el agua, por las plantas ,por los animales, defender sus derechos, trabajar, no tanto hablar de sistemas o recursos naturales, si uno va a las redes y las consulta, se da cuenta de la cantidad de mandatarios que filman especiales de los ecosistemas, producen grandes reportajes de como la capa terrestre se ha venido destruyendo, como si los eligen desde el poder pueden mandar y arreglar la naturaleza, pero si no ,los eligen son otros los que las destruyen. Que ilusos, todos estamos destruyendo todo, todos invadimos los sistemas naturales, queremos modificarlos, si nos causan alguna incomodidad simplemente queremos desaparecerlos. De que sirven las encuestas, de que sirven las consultas, de que sirve mediante un reportaje mostrar a donde viaja y preguntar y ver como ya casi no hay nada de los productos del suelo y subsuelo, que ya solo hay zonas desérticas. Los que estamos detrás de la pantalla, y en la población común, nos conmovemos, criticamos, peleamos, atacamos, lógico asignamos culpables.

Todos los seres humanos nos engañamos con la mentira que más nos conviene y en los aspectos ambientales no es la diferencia. Si la verdad saliera a la luz, en cuanto a quiénes? Son los culpables del calentamiento global, del deshielo de los glaciales, estaríamos cayendo en la lotería de los culpables, que simplemente se suben a la ruleta rusa para ver en quien cae la pelotica ganadora del más con culpas, en este aspecto no se puede nombrar solo a Colombia, sino a todos los distintos países que dentro de su legislación y tipos de estado, han establecido esas leyes que en forma si hablan de protección de recursos naturales renovables y no renovables pero que en fondo la trampa está dada, porque para los poderes la ganancia esta en la explotación de la minería en arenas, carbón, explotación de petróleos del agua, de los ríos, etc.

El estado debe aterrizar y asumir con criterio legal y jurídico los convenios de garantía legal en el uso y explotación de los ecosistemas, donde las distintas políticas de explotación de recursos naturales, permitan la participación activa de las personas, los gobiernos las comunidades los pueblos y las grandes ciudades, donde las disposiciones legales de uso de estos recursos establezcan esos mecanismos de protección de cada una de las áreas de nuestros ecosistemas aporten esos mecanismos de prevención y control para evitar la contaminación ambiental. Asegurar lo intangibles que son nuestras riquezas naturales en cada uno de nuestros departamentos”Boyacá, Choco, Antioquia, Caldas, Los Llanos, Vichada etc.” partamos del hecho de la biodiversidad de recursos naturales que posee nuestra patria y de la diversidad de pisos térmicos que caracterizan nuestras regiones, donde el estado debe garantizar la protección de esa biodiversidad de recursos naturales”piedras preciosas, mármol, arena, fosfato, caliza, piedra, rocas, etc.” Gestionando los posibles riesgos o desastres naturales que pueden darse por la desmedida explotación de tantos recursos que poseemos, siendo así, que esos mecanismos que debe establecer el estado colombiano, debe ser y actuar con organización, inmediatez, eficiencia, precaución, responsabilidad y trabajo mancomunado con cada una de las agremiaciones interventoras en este proceso de protección a toda la comunidad de forma amplia e idónea. La tarea que se inicia es difícil, pero no imposible, el estar en la academia permite abrir los ojos para iniciar a indagar toda y cada una de las normas, acuerdos nacionales e internacionales, la constitución en sus distintos artículos, las corporaciones regionales, el código disciplinario único etc, que nos pueden servir de soporte legal para luchar y hacer defensa con criterio, el que siga existiendo el patrimonio natural de lo que representan nuestros ecosistemas para nuestras futuras generaciones, el hecho de reconocer el suelo que estamos pisando, la biosfera que nos rodea ,nuestros derechos fundamentales de nuestra biodiversidad en nuestras áreas protegidas.

La precaución debe ser de todos, la necesidad de la subsistencia esta en la de generar un ámbito donde la protección de índole jurídico, debe prevalecer siendo el derecho a la vida digna, el derecho a la salud dentro de ambientes sanos en espacios naturales. Recalcando la responsabilidad y criterio de los contratantes y el cumplimiento de los mismos y el aporte de documentación de los legisladores que son los directos adjudicantes de contratos de explotación de los recursos, donde las distintas corporaciones y todos, hagan lo que corresponde. No es fácil, plantear soluciones como si fuera un pañito de agua fría para tantos problemas, que posee la temática del uso del medio ambiente y sus recursos en Colombia y en el mundo, la falta de pedagogía desde la educación básica y en las universidades, acrecenta que la juventud de hoy día en cuanto al daño ambiental que estamos ocasionando es irreparable, en cualquier contexto, nacional o internacional, y que la reparación de este daño es difícil, la deforestación la contaminación, los sistemas de explotación son de gran destrucción e influencia negativa hacia las futuras generaciones, y así, las concesiones que se deberían establecer deberían ser ya, que entendamos que somos un mundo que necesita de esos componentes naturales del mismo mundo para subsistir, y que si cada uno de nosotros dejamos la ignorancia del medio ambiental, comenzamos a solucionar lo que esta sociedad necesita.