Lluvia de Aromas

Por Marcela del Pilar Jiménez Carranza

Mi mundo bello, mundo natural, mundo abstracto planeta donde vivimos existimos y coexistimos, todo lo comencé a descubrir cuando tenía solo siete años vivía en la famoso e autentica Candelaria Antigua en el centro de Bogotá de hecho fui criada en una casa de este barrio muy cerca al chorro de Quevedo donde inicio todo por estos lados el señor Gonzalo Jiménez de Quesada fundo esta hermosa ciudad en el año de 1538 a 4 casas de donde crecí; Me imagino que en ese tiempo esto estaba poblado de indígenas y sus calles expelían un aroma a Maíz y plantas medicinales me imagino algo así, pero en la actualidad en el mismo sitio como en tantos otros han pasado muchísimos años y muchísimas cosas esto a traído la evolución social y económica como también la evolución de otros temas del ser humano.

Los olores y aromas son muy importantes para mí, ya que las fragancias traen instruidos dentro de sus existencias fugases recuerdos, anhelos, experiencias vividas, felicidad entre muchos otros sentimientos. Claro está que el olfato es uno de nuestros principales sentidos, no obstante estoy completamente segura que estos aromas han cambiado durante el transcurso de mi vida y bueno realmente no ha sido mucha tan solo 28 años que he tenido la oportunidad de estar en este planeta habitándolo creo que los olores se espesaron se engrosaron no se es una sensación como de falta de oxígeno de hecho la inhalación y la exhalación que se suele verse tan sencilla cada vez se dificulta con más notoriedad cuando hacemos esa acción. No sé si las personas que están leyendo este ensayo alguna vez han sentido aromas tan naturales que movilizan tus sentidos es casi espectacular cuando respiras en medio de un bosque, o en un desierto, en el mar, hueles los alimentos, la comida esas cosas tan placenteras pero casi ya no podemos hacer eso porque apenas abres la ventana de tu casa sientes aromas; si olores pero tan imposibles de soportar que es preferible cerrar la ventana y aguantar la respiración mientras lo haces.

La contaminación el dióxido de carbono y la cantidad de basura con que hemos llenado nuestro hogar el planeta tierra ha hecho estragos fatales que exterminan la pequeña felicidad de oler la naturaleza, la caña de azúcar, el coco, las palmeras, y la selva. Es muy triste ver esto con las películas que vivos en clase me convencí más que por lo menos debería colocar un granito de arena para poder combatir con esta gran indiferencia de los humanos-consumidores que no nos vasta y queremos más, mas producto que no necesitamos y luego desechamos, los desechamos en nuestra propia casa realmente vivimos en el planeta Tierra y no quiero dejarle esto a mis generaciones futuras; lo que deseo es desarrollo sostenible y sustentable dentro de la biodiversidad pero queda una pregunta o varias y es: que estamos haciendo con nuestra vida y nuestra tierra? Y seguimos nuestras vidas con cosas buenas o malas pero nadie se detiene un momento a pensar que estamos contaminando nuestra historia, nuestro presente y aun peor nuestro futuro.

Como dice la famosísima canción:

“...al Mundo lo están matando se está asfixiando la gente, los mismos hombres se acaban, a Dios tratan de imitar con múltiples inventos a Dios tratan de imitar son causantes de las guerras, inventores de las bombas, arrasando lo que encuentran, contaminando el ambiente, odiándose entre las naciones contaminan contaminan nos destruyen, nos acaban campesino, tu si puedes purificar el ambiente campesino defiende tu suelo están matando tu tierra habrá que plantar muchos árboles y flores así corrieran los ríos será aún más fresco el aire, no faltara nunca el agua tendrán todos los alimentos campesino la paz en tus tierras tu si podrás conservarla tendrás que luchar pero nunca las armas, ni con bombas ni con guerras contaminan, contaminan nos destruyen, nos acaban campesino tu si puedes purificar el ambiente”
Poema letra de Canción "Contaminación", ganadora en el festival de la canción Latinoamericana de California 2015. Declamada por el primer actor Don MADERO SANTILLÁN. Autora: Aura Cecilia Arias de Pineda.

Los seres humanos somos artistas de la vida pero también artista para construir o destruir y es muy posible y peligroso pasar esa línea que separa una cosa de la otra, la necedad del hombre ha causado todas estas cosas tan horripilantes que hemos acabado o bueno estamos a punto de acabar los glaciales, ya no hay hielo ya casi no queda nada pero no nos damos cuenta de inmediato porque hay muchas familias que están dentro de la globalización y solo trabajan y trabajan y solo se dan cuenta de lo material y ni siquiera de la crianza de sus hijos; entonces como exigir que se ocupen de la contaminación el efecto invernadero o esas cosas la ignorancia no solo de este tema si no la falta de educación en muchos tantos temas han hecho de la sociedad un pueblo sin raíces sin tierra sin destino sin patria sin convicciones y envuelta en la tela del deterioro progresivo y sustancial.

El deterioro sufrido, no se la verdad si lo podamos recuperar sostener en el tiempo o tan solo en un suspiro mínimo al respirar el universo conspira contra nosotros por lo que hemos hechos y todo queda negro como si tu historia y la historia de este planeta fuera un abrir y cerrar de ojos.