Resumen: Bestias sin nación

© Netflix

La película se desarrolla en un lugar en el África, nunca se describe el lugar, aunque menciona que es cerca a Nigeria. Lugar, que pasa por un conflicto armado entre dos bandos uno del gobierno y otro de los rebeldes, enmarcado en un contexto político y social, que no es ajeno a nuestra realidad histórica en Colombia y en el mundo. 

La historia la vemos a través de un niño, su nombre es Agu, un niño de más o menos 10 años, con una sonrisa ingenua pero también traviesa. Agu vive con sus padres, su hermano mayor y su pequeña hermana. Agu es feliz, va a la escuela, le hace travesuras a su hermano, ayuda a su mamá en algunas tareas, juega con sus amigos muestra ampliamente la creatividad e imaginación para divertirse con sus amigos y también para obtener comida y dinero, aún el conflicto no se ha sentido en el interior de su comunidad por lo que todo se muestra de colores vibrantes. Cada vez está más cerca la guerra, el padre de Agu es un buen hombre que ayuda a los refugiados con un lugar donde hospedarse en su granja y algo de comida. Luego empieza a cambiar el color, todo pasa de felicidad quizás a angustia y tristeza por lo que se espera que pase, se anuncia que la guerra va a estar allí dentro de comunidad y no se pueden quedar, los hombres intentan quedarse para proteger sus cosas y luego en una tarde gris de lluvia la mamá y la hermana menor de Agu se van lejos de su lado, todo se vuelve oscuro en las imágenes, Agu debe quedarse, los hombres y niños del pueblo se esconden cuando llega el ejército, se esconden unos días y una mujer que consideraban loca, muy cuerda dice que ellos no son del pueblo que no los conoce y los fusilan, mueren allí el padre y el hermano mayor de Agu. Entre los disparos y la persecución el amigo de Agu muere por un disparo en la espalda. Agu continua su carrera entre la selva hasta que es hallado por un integrante del ejercito de oposición de su nación. El cielo se torna gris nuevamente, Agu ya no sonríe pues es sometido por los opositores, lo toman como prisionero, más adelante el comandante ve potencial en Agu y lo empieza a enseñar, garantizándole que lo que va a aprender lo va a ayudar a vengar la muerte de sus seres queridos.

Una tarde luego de invadir un caserío, el comandante toma un prisionero, Agu ya no es prisionero, esta con los otros jóvenes recibiendo formación para la guerra, el comandante lo llama y le ordena dar un machetazo en la cabeza al hombre que tiene como prisionero, Agu se resiste, piensa en Dios y las enseñanzas de su madre, sin embargo las palabras de odio del comandante, lo aprisionan en sus cadenas, Agu da justo en la mitad de la frente un machetazo al hombre y frente a la sangre otro pequeño niño en un afán de competir y mostrar al comandante que es mejor guerrero, golpea también al prisionero ...y los dos pequeños liberan los monstruos del odio y la competencia en un ir y venir de machetazos , haciendo un ritual de sangre que cubre la inocencia de Agu. Este acto hace que Agu ascienda y reciba una balaca multicolor, que lo identifica como hombre en la legión. Es llamado por el comandante, este lo felicita lo lleva a su cuarto y por cómo sale Agu de ese lugar es fácil presumir el honor que el comandante le dio a Agu, ahora con mucho dolor, entiende cual es la razón. Está desolado, deshonrado, perdido en un mundo de hombres, sedientos de poder, protagonismo y drogas.

Los soldados se drogan, enseñan a los niños a fumar y drogarse, para resistir en su lucha. Viajan luego hacia la ciudad a encontrarse con la máxima autoridad de la rebelión, el comandante General, este le informa al comandante que lo releva de su cargo, lo requiere a su lado por ser el más calificado y deberá entregar su cargo al segundo al mando. Muere el segundo a cargo. El comandante se revela entonces contra el comandante General y se lleva la tropa a la selva, sin el apoyo de sus mayores, huyendo como desertores la tropa pasa necesidades y son perseguidos por todos, se dan cuenta que su comandante es un hombre enfermo de rabia y odio, cansados de las vicisitudes que pasan lo abandonan. Agu corre con suerte es acogido por una comunidad de refugiados donde la población mayor está conformada por niños. Algunos días después Agu gracias a la resiliencia de su interior, empieza a olvidar su infierno, se integra al grupo de niños, renace en la esperanza y su sonrisa que ilumina tiene una nueva oportunidad.