Hasta el último hombre

Hacksaw ridge poster © Cross Creek Pictures
Hacksaw ridge poster © Cross Creek Pictures

HEIDI JARA

Desmond Doss fue un joven médico militar que participó en la Batalla de Okinawa, en la II Guerra Mundial, y se convirtió en el primer objetor de conciencia en la historia de Estados unidos en recibir la Medalla de Honor del Congreso, la película “Hasta el Último Hombre”, narra la historia de este personaje, que se negó rotundamente a tomar un arma, pues esto iba contra sus principios, pero que con todo y eso logro salvar a 75 soldados heridos, cosa que le valió el respeto de sus compañeros, así como un reconocimiento para un héroe que peleo sólo con su fe.

Aunque la película en su primera parte toma un tinte convencional al mostrar detalles de cómo Doss llegó a ser quien fue, luego explota sin miedos y se transforma en un bloque de cine bélico puro, sin fisuras ni contemplaciones y es durante la guerra donde se mantiene al límite la tensión de la película.

“Hasta el Último Hombre” nos muestra el enfoque más deseable de la religión como una necesidad, tanto para las personas que pertenecen como para aquellas que no pertenecen a un credo determinado; así como también para aquellos que no tienen ninguna creencia religiosa. La idea más allá de una discusión sobre la objeción de conciencia, es cómo la religión puede hacernos mejores seres humanos, ya que demuestra que la religión puede promover sentimientos como el amor, la amistad, el coraje, el apoyo al prójimo y hasta el sacrificio por el prójimo a riesgo de perder la propia vida en circunstancias excepcionales, como la guerra.