Totalitarismo, Democracia y Derechos Humanos en Colombia

Ceremonia de la Firma de la Paz entre el Gobierno de Colombia y las FARC E.P
Ceremonia de la Firma de la Paz entre el Gobierno de Colombia y las FARC E.P

SANDRA LILIANA SARMIENTO VALERO

Introducción

Un tanto ambicioso y complejo abordar esta temática en este momento en que la realidad y futuro de nuestro país se ha llenado de incertidumbre y aún más polarización que antes de lo sucedido el 3 de octubre, pero trataré de ser consecuente con lo que siempre creí, que la democracia es la única forma de gobierno donde se respetan las libertades y la dignidad humana, como establece nuestra Constitución Política de 1991, Colombia es una República democrática y participativa, en la cual los ciudadanos contamos con una serie de herramientas que nos permiten asumir una responsabilidad como sociedad civil, es el caso del Plebiscito, mecanismo mediante el cual se somete a aprobación un tema de la mayor importancia para el País. La participación es un derecho fundamental de los ciudadanos pero también se puede vulnerar cuando existen presiones políticas e intereses particulares de los poderosos para manipular y engañar a un electorado.

Palabras claves Régimenes totalitarios Anarquía

Autocracia

Democracia

En “los orígenes del totalitarismo”, escrito por Hannah Arendt, la autora profundiza en el nazismo y el estalinismo como los principales movimientos totalitarios del siglo XX en Europa, y analiza los conceptos de antisemitismo e imperialismo como antecedentes del mismo.

Arendt afirma que, el antisemitismo no es simplemente el odio a los judíos, el imperialismo, no comprende unicamente la conquista y el totalitarismo, no es simplemente la dictadura, cada regimén perce, presenta una serie de carácteristicas que conlleva a la violación de la dignidad humana y precisa que esta, se debe salvaguardar en un nuevo principio político-legal que rodee a todos los seres humanos y admita un poder limitado, y eficazmente controlado por entidades territoriales juridicamente definidas.

El termino “totalitarismo” tomo popularidad en la década de los cincuenta cuando A. Hannah lo usó para referirse al fenómeno político que entonces ocurría en ciertos países de Europa, en efecto, también se reconoce como el régimen político en el que la cotidianeidad de los ciudadanos es totalmente controlada por la autoridad única y exclusiva de un partido político, señalado por la autora como la forma más drástica de control estatal, que va mucho mas allá de los mecanismos de control implementados por dictaduras, gobiernos militares, y gobiernos autoritarios.

Además, presenta otras particularidades, como la existencia de una ideología oficial que no puede ser controvertida, un solo partido político dirige la nación y establece su estructura gubernamental, generalmente cuenta con un grupo armado o policía secreta leal a los intereses del mismo. Asi mismo, toda forma de comunicación e información masiva esta plenamente controlada y altamente restringida, y es usada con el proposito principal de adoctrinar a la población civil.

Razonando sobre lo mencionado, la Declaración Universal de Derechos Humanos (1948), consideró que “la libertad, la justicia y la paz en el mundo tienen por base el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana” y que “el desconocimiento y el menosprecio de los derechos humanos han originado actos de barbarie ultrajantes para la conciencia de la humanidad”

El desconocimiento y menosprecio de los derechos humanos y de la dignidad humana no ha sido unicamente una caracteristica del totalitarismo, tambíen en régimenes que dicen ser “democraticos” como el nuestro, a causa de esta guerra sin sentido se han desconocido derechos y libertades, y se ha perseguido y violentado a

personas que piensan distinto a los que despliegan y ejercen el poder, atribución que también es autoritaria.

El Totalitarismo es lo opuesto a la Democracia, la cual representa el Gobierno del Pueblo, pero así como a nombre del régimen, se han cometido actos de barbarie no sólo en los paises europeos, aquí en Ameríca, -por la misma época al Declaración de los Derechos Humanos-, en nuestro país estallaba una guerra politica acaecida por la muerte del caudillo Liberal Jorge Eliecer Gaitan, que dio origen al famoso Bogotazo, pugna que desencadeno en barbarie, matanzas y muchos más actos violentos que dieron origén al periodo denominado “la violencia”, la cual tuvo tambien su regimen de dictadura entre 1953 y 1957. vivida en Colombia hasta nuestros días.

Pero esa Violencia, no terminó, siguio con un conflicto armado que ha tocado fondo y ha llegado a extremos en que la sociedad pide a sus gobernantes solucion a esta guerra de tantos años, pero la historia nos ha condenado a estar fragmentados, primero dos partidos liberal y conservador, tanto en la vilencia como en la alternancia del poder, posteriormente dos ideales los de derecha y los de izquierda, siempre con intereses politicos y economicos que priman sobre los intereses colectivos, esto y la falta de educación de un pueblo que ha sido sometido a decisiones de politicos corruptos nos ha llevado a seguir en un conflicto que pareciera no tener fín.

Debido a esa crisis varios gobernantes han procurado, como es su obligación constitucional, llegar a acuerdos con los grupos armados para mantener al país en paz, pero ha podido más la presión del poder, la corrupción, la politiquería y los intereses de quienes manejan el negocio de la guerra que la petición de los ciudadanos sociedad para vivir dignamente en paz y con seguridad como nos corresponde en la sociedad.

En esta instancia, se inicio un proceso de paz desde el año 2012, a lo que en una visita a Colombia, en 2014, Boaventura de Soussa Santos(1), doctor en sociología del derecho, profesor en la Universidad de Coimbra –Portugal– y autor en temas de jurisprudencia, globalización, multiculturalismo y derechos humanos, afirmó que estamos en un “totalitarismo gradual”, analizando el panorama global de la democracia, en lo que para él es un contexto de pérdida del Estado social, y proyectó los retos a los que estaría enfrentado nuestro país de lograrse una resolución del conflicto armado.

Proponia De Soussa que gracias a la Constitución Politica, en Colombia existe una institucionalidad fuerte; pero tambien, una sociedad que de tanta violencia se acostumbró a correr riesgos, y que la esperanza de lograr un acuerdo, dependería mucho del actuar de la sociedad civil organizada que tenía tanto aspiraciones como expectativas y también temores frente a un proceso de paz.

1 BOAVENTURA DE SOUSSA SANTOS; https://www.desdeabajo.info/ediciones/item/24922-estamos-en-un- totalitarismo-gradual.html, Publicación: Periódico Desde Abajo, Edición:206, Sección: Democracia, Fecha: Septiembre 20 - octubre 20 de 2014

Pero así como algunos soñabamos con la Paz, también había muchos opositores que argumentaban que no puede haber Paz sin impunidad y se negaban a incluir el pedido de la participación politica de la guerrila en los acuerdos. De Soussa opina al respecto que “la paz está primero que la justicia y que hay que revisar la historia y comparar que ha pasado con otros procesos ¿qué pasó en la Guerra Civil de los Estados Unidos entre el norte y el sur?, ¿cómo terminó la guerra? Con perdón recíproco, una guerra extremadamente violenta de todos los lados, y tuvo que haber perdón, no había jurisdicción universal en ese entonces, no había Tribunal Penal Internacional, pero hubo perdón. No podía ser de otra manera”.

Afirma también, que los enemigos del proceso de paz utilizaran todos los argumentos, y que la división está principalmente la diferencia de criterios en cuenta a que va a pasar con los actores del conflicto, dice que: “es un proceso de paz que, uno de dos, o va a lograr una sociedad más inclusiva, con una democracia más fuerte y una gran protección a todos los actores que están involucrados en el conflicto –para no repetir lo sucedido con la Unión Patriótica, y entonces, Colombia, que se quedó por fuera de toda la primera década de las cosas luminosas producidas en el Continente – debido a gobiernos conservadores como el de Uribe–, puede volver a tener un protagonismo. Pero en estas condiciones, porque ésta es la bifurcación, si hay un fracaso del proceso de paz se llegaría al punto del desastre total”.

Y con los resultados del Plebiscito del pasado 3 de octubre, ¿estamos adportas de ese desastre?. ¿Por que no, cual democracia elige no llegar a un acuerdo, desconociendo la dignidad de quienes han sufrido las consecuencias de esta violencia?.

Y más interrogantes, como “Democratizar la Democracia”, para que las decisiones que toman las mayorias no terminen, aplastando a las “minorias”, que efecten de tal manera, que estas no tengan oportunidad de actuar, decidir y hacer respetar su derecho a una paz y convivencia. Esas mayorias que decidieron no aprobar los acuerdos, no son las que han padecido la guerra directamente, son las victimas quienes demostraron que querian perdonar, olvidar, restablecer sus derechos, elegir la paz, pero como son minoria fueron apabulladas por las cifras de la Democracia.

Hoy, esos ciudadanos que han vivido la dura realidad de la guerra en poblaciones como Choco (79,76% / 20,23%), Cauca (67,39% / 32,60%), Nariño, Vaupés, Putumayo, que eligieron en un alto porcentaje, llegar a un acuerdo, que anhelan vivir en Paz, que perdonan en nombre de sus familiares fallecidos y que desean la reconciliacion y un mejor País para sus futuras generaciones, 2 recibieron un gran golpe de la democracía, de ese poder de decisión en el cual las mayorias, aunque por un estrecho margén, “vencieron”.

A raiz de esta decisión, para esas minorias, todo debe seguir igual, porque lo decidieron otros, los que no han sufrido los vejamenes y miserias de la violencia, lo que queda en evidencia, es el individualismo y el conformismo que son igual o peor al mismo totalitarismo, porque las decisiones tambien son impuestas, solo que no por los partidos politicos sino por los que se dejan manipular delos politicos

2 Fuente Registraduría Nacional del Estado Civil;

http://plebiscito.registraduria.gov.co/99PL/DPL11ZZZZZZZZZZZZZZZ_L1.htm

Conclusión

El presente documento, fue modificado en su redacción inicial, y en su escencia, hoy escribo con profunda trizteza y desconcertación por el absurdo resultado del Plebiscito pero con la firme convicción de que la Sociedad Colombiana recapacite y llegue a alcanzar l la tan anelada Paz.

La falta de apoyo que se dio a los acuerdos por parte de la sociedad civil, nos regresa a la historia, seguimos igual que hace 70 años, en conflicto, es que la violencia en Colombia ha permanecido desde ese 9 de abril de 1948 y ahora, que teniamos la oportunidad de incluir, tolerar, perdonar y hacer una nuevo país no fue posible, gracias a ese oscuro poder que representa el individualismo y los intereses politicos y economicos que influyen directamente en una sociedad fragmentada, polarizada, muy desinformada y poco preparada para asumir este reto tan importante.

¿Sera necesario el autoritarismo para llegar a la Paz si la democracia no lo pudo hacer?

Referencias Bibliograficas Declaración Universal de los Derechos Humanos (1948) Constitución Politica de Colombia (1991)

Los orígenes del totalitarismo, Hannah Arendt

Periódico Desde Abajo, Edición:206, Sección: Democracia, octubre 20 de 2014;

entrevista a Boaventura De Soussa Santos.