Reseña y Ensayo: Bestias de ninguna nación

© Netflix

EFRAIN CAÑAS ORTEGA

Ficha técnica de 'Bestias de ninguna Nación'

Título: Bestias de ninguna nación. Título original: Beasts of No Nation

Año: 2015. Duración: 137 min.

País: Estados Unidos Estados Unidos

Género: Drama. Bélico | África. Director: Cary Joji Fukunaga

Guión: Cary Joji Fukunaga. Música: Dan Romer

Fotografía: Cary Joji Fukunaga.

Productora: Netflix / Red Crown Productions / Participant Media

Reparto: Abraham Attah, Idris Elba, Richard Pepple, Opeyemi Fagbohungbe, Ama K. Abebrese.

Película protagonizada por el actor Idris Elba, escrita y dirigida por Cary Fukunaga. La historia nos narra la vida de Agu, niño africano que nació en África bajo un hogar bien cimentado, tuvo una buena familia, su  padre fue profesor y su madre una mujer trabajadora, cariñosa y muy hogareña que se encargaba de las labores de su casa y de enseñarle a Agu en sus ratos libres muchos conocimientos sobre la vida y la sociedad.

El pequeño Agu, interpretado magistralmente por el jovencito Abraham Attah, nos cuenta lo que sus ojos vieron y vivieron en África, su patria como consecuencia de la violencia urbana y de la exageración de poder que ejercieron los grupos militares y de izquierda en su país que los llevaron a tomar la ley en sus manos, asesinaron a muchas personas por el simple hecho de no pertenecer a sus mismos pensamientos.

Debido a la guerra muchos niños se han visto abocados y vinculados a estos grupos armados, obligatoriamente han tenido que dejar a un lado su infancia, sus estudios para convertirse en hombres que deben asumir acciones de violencia, muerte, odio, maldad y venganza; ellos se han visto maltratados en sus derechos y desde luego que la manipulación sicológica, el maltrato físico y verbal, los lleva a tomar una opción de supervivencia, de la cual no saldrán librados del todo porque quedan con traumas, sin opción de elegir qué es lo que realmente desean para vivir y superarse como personas.

Quienes tienen la desdicha de quedar involucrados ahí, acaban perdidos, como sus compañeros, que sienten la "necesidad" de combatir porque no han aprendido otra cosa en sus vidas, porque no tuvieron otra oportunidad.

Las palabras del pequeño Agu, "He visto cosas horribles. He hecho cosas horribles. Y si hablo contigo me pondré triste. Y tú también te pondrás triste. En esta vida solo quiero ser feliz. Si ahora te lo cuento todo, creerás que soy una especie de bestia o de diablo. Soy las dos cosas. Pero también tuve una madre, un padre, unos hermanos, hace tiempo... y me querían", nos llevan a reflexionar sobre como en algunos países del mundo ha existido la violencia indiscriminada por factores como el poder político, militar, el dinero, los recursos naturales y en si por la avaricia del ser humano, en ese transcurrir del tiempo se han visto afectados hombres, mujeres, niños y niñas, socialmente se refleja en la vida y experiencia del protagonista como en África se ha tenido que vivir una vida de hambre, destrucción, violencia intrafamiliar, violación de absolutamente todos los derechos humanos muy a pesar de la existencia de organismos internacionales como la ONU, aún con la vista puesta al mundo se han violado los derechos a la vida,, la honra, la salud, la educación, la libertad de acción y movimiento, nada pasa los países de la tierra miran perplejos como se maltrata al ser humano, como priman hoy los medios de producción, el capitalismo, el poder del dinero, de las transacciones económicas, de la riqueza en general, nada por encima de estos factores puede ser ni superar a la existencia del ser humano, esta reflexión que nos presenta Agu, desde el África se repite en los demás continentes, hoy por ejemplo en nuestra Colombia o Venezuela nuestra nación hermana, se ve se siente el hambre la angustia la tiranía, pero nada pasa, los poderes y estados que quieren atornillarse en esos cargos no miden recursos para violar las constituciones, para dañar y deteriorar la vida de nuestro compatriotas.

MI invitación hoy en un mundo globalizado es a ser actores más activos en l defensa de los derechos humanos, de nuestras instituciones, que no nos vuelva a suceder lo que se ha repetido muchas veces históricamente, no a al violencia, no a la violación de derechos humanos, no a la impunidad, no a una paz arrodillada y mendiga, nosotros como pueblo vivo, vigente y soberano debemos medir cal será el impacto y responsabilidad social y política de aceptar la subordinación social, militar y política de los agentes que escudados en un nombre y un fusil quieren acallar nuestros derechos.

No permitamos que bestias que no tienen nación, ni valores ni objetivos y que por el contrario son hábiles para matar, violar, extorsionar, secuestrar y que con mentiras quieren el poder, logren su cometido, retrogradando nuestra evolución, desarrollo y sociedad.

Si a la paz con justicia social, con aplicación de nuestra constitución y la ley, si al respeto por todos los derechos humanos.

ENSAYO

El tema en mención trata de presentar una película en la que el epicentro de la misma es la forma de vivir de una sociedad africana que por cuestiones sociales, políticas y económicas el estado promueve el no al nacimiento de mujeres, en su defecto dicha sociedad se caracteriza por predominar el sexo masculino y en desarrollo de la convivencia sin mujeres la población de hombres deben asumir algunos roles propios del sexo femenino, como tareas de cocina, cuidado del hogar, hay de hecho parejas homosexuales y en el caso específico que veremos presenta a una familia donde vive el padre, varios hermanos y el mucho del servicio, en cuo desarrollo se presenta la existencia de una dama a la cual por decisión paternal obligan a casarse con todos ello, incluso el señor padre participa en el matrimonio y es el precisamente quien compra a la dama, la compromete con todos sus hijos, incluso con el y finalmente por su depravación la llevan a la muerte.

Be the first to comment

Leave a Reply