Ese tal sistema de salud ..No Existe..!!!

WILLIAM MAURICIO MENDOZA ORTIZ

El sistema de salud colombiano y todo lo que debería recoger en su esencia y en lo que debería llegar a ser, cada vez está más deteriorado e inservible que nunca.

Tristemente y para nadie es un secreto que este supuesto sistema es una organización de capitalistas que roban de la manera más descarada a los ciudadanos, usuarios y afiliados al mal llamado “sistema”, se aprovechan de las personas que laboran para ellos y como colmo de males es un sector con beneficios tributarios.

Es un sistema que diagnosticando ibuprofeno y acetaminofén piensan curar todos los males del pueblo.

A la vez se burlan y evaden de la manera más descarada y atrevida las normas, leyes y jurisprudencia que sobre los temas de la salud existen o se expide; Para ellos la persona, el ser humano como tal, pasa a ser una simple mercancía, valor compensado en pesos, para ellos no hay ley, su día a día es no atender ni cumplir con la atención de los pacientes y usuarios, los cuales en muchas ocasiones y funestamente mueren solicitando una cita o un medicamente a su Eps.

Cuando en nuestra Constitución Política en el artículo 49 reza:

Constitución Política Artículo  49. Modificado por el Acto Legislativo No 02 de 2009. La atención de la salud y el saneamiento ambiental son servicios públicos a cargo del Estado. Se garantiza a todas las personas el acceso a los servicios de promoción, protección y recuperación de la salud.

Corresponde al Estado organizar, dirigir y reglamentar la prestación de servicios de salud a los habitantes y de saneamiento ambiental conforme a los principios de eficiencia, universalidad y solidaridad. También, establecer las políticas para la prestación de servicios de salud por entidades privadas, y ejercer su vigilancia y control. Así mismo, establecer las competencias de la Nación, las entidades territoriales y los particulares, y determinar los aportes a su cargo en los términos y condiciones señalados en la ley.

Los servicios de salud se organizarán en forma descentralizada, por niveles de atención y con participación de la comunidad.

La ley señalará los términos en los cuales la atención básica para todos los habitantes será gratuita y obligatoria.

Toda persona tiene el deber de procurar el cuidado integral de su salud y la de su comunidad.

Si analizamos detenidamente este artículo No 49 podemos encontrar que tanto el gobierno como las empresas privadas dedicadas al servicio de la salud se encuentran en un estado irreverente y descomedido; tanto el estado como las empresas dejaron de cumplir con su misión de atención al usuario, a la población ; de ejercer la vigilancia y control en lo que a la salud respecta y sobre todo dejaron de hacer seguimiento en las causas o razones del desmedido ascenso en el número de pérdida de vidas humanas que en un solo día se suman a los errores médicos o la razón del por qué no se le prestó una servicio médico oportuno a la persona . Ninguno de los puntos se cumple a cabalidad, como se dice en el argot popular “es un saludo a la bandera...”

El sector de la salud se ha caracterizado por ser un área del cual los “avivatos” dueños de las entidades promotoras de salud , clínicas e ips reciben los dineros de afiliaciones, pago de cuotas mensuales, copagos y demás asignaciones, llenan sus bolsillos y en retribución al usuario le entregan mal servicio, maltrato y abandonó.

Cuando el usuario se acerca a reclamar por una cita médica o a solicitar determinado servicio no encuentra respuestas satisfactorias para su requerimiento. Se limitan a responderle al usuario: “no hay agenda disponible” “por favor llame el mes siguiente” es la manera como se atiende al usuario.

Para los usuarios que no se dejan atropellar y exigen que se respeten sus derechos y que acudan a las instancias judiciales para que se resuelva su requerimiento o reclamo encontramos que ya ni las demandas ni los fallos judiciales amedrentan a estos avivatos de la salud; a las decisiones de tutela que exigen un cumplimiento inmediato, no las acatan y hasta los arrestos decretados a gerentes de eps y clínicas son tomados como un chiste por estos personajes. Ya no se inmutan ante la decisión judicial o a las amenazas de sanción para la entidad, ya que el costo de esas sanciones es muy irrisorio para la gran cantidad de dinero que reflejan mensualmente sus ganancias. Y en la mitad de este rifirrafe fingido , queda el usuario, el ciudadano del común, todas las personas que están esperando por atención médica , la señora que espera que le entreguen una droga fundamental para la atender una enfermedad que la aqueja desde hace varios años, o la madre que ruega le entreguen un respirador artificial para su hijo de 2 años , ya que sin ello su pequeño no podrá sobrevivir.

Y como si fuera poco estas entidades o mafias del sector de la salud, con visión de “negocio” y como otra fuente de ingreso encontraron que pueden ahorrar y recibir más dinero si se escatima en la planta de personal; no contratan el número de personas que en realidad se necesita, ni centros de atención acorde a su número de afiliados. Se van con un número mínimo de centros de atención y en ocasiones hasta por debajo del requerido para seguir economizando.

Sus empleados, médicos especializados, médicos generales, profesionales, enfermeras, auxiliares y personal administrativo; son otras víctimas de esta organización delictiva,

Por una parte por que ofrecen a sus empleados unos contratos de trabajo y salarios irrisorios y paupérrimos que van en contra del más mínimo derecho laboral y exigen el cumplimiento de horarios con cargas infrahumanas y excesivas. Les hacen firmar contratos de trabajo por prestación de servicios por 3 o 6 meses en los cuales se quitan una carga prestacional grande. Es bien conocido que en ocasiones dejan de pagar a sus empleados los salarios llegando a acumular hasta 6 y 8 meses sin que el trabajador reciba su compensación por el trabajo realizado y si el trabajador pretende reclamar es catalogado como irreverente y sindicalista.

Por otra parte el personal médico muy preparado, profesionales con un gran compromiso para prestar el servicio constitucional de la salud y que aunque tengan toda la disposición de atender a los usuarios no lo pueden hacer. La organización criminal – grupo económico dueño de la entidad - como política de ahorro, y en su ambición por más ingresos a sus arcas, prohíben y restringen a sus médicos la medicación de productos que para ellos son considerados caros o de mucho valor. Es conocido y comentado por los mismos médicos que a ellos les hacen entrega de una lista de los medicamentos que solo pueden diagnosticar y en los casos en los que el medico no cumpla con lo designado y llegue a medicar algo que no esté autorizado, puede llegar a perder su trabajo por ir en contra de las directrices de la organización.

Y como si fuera poco, el estado y los órganos de vigilancia y control no operan de acuerdo para lo que fueron diseñados; son permisivos y condescendientes, dejan que estas entidades vulneren los derechos de los ciudadanos y usuarios, como comente inicialmente, estas organizaciones criminales ya no temen ni a la autoridad e imperio de la ley, ignoran y evaden las decisiones, fallos y demás sanciones que les imponen. La Acción de tutela que tenía un poder constitución de gran impacto en la defensa de los derechos fundamentales es desacatada sin el más mínimo respeto por la autoridad y por el derecho a la salud y la vida de las personas.

Sigamos agregando más a esta crisis de la salud, y para mí un tema de gran impacto que ha venido en gran ascenso en los últimos años en el tema de la salud, es llamada y conocida por los profesionales de la salud: “las enfermedades raras o huérfanas”; enfermedades poca frecuentes o de baja prevalencia; Se les dice así ya que de acuerdo a las estadísticas solo afecta a una de cada dos mil personas, son enfermedades graves, raras y progresivas, y que por su desconocimiento o rareza, sus tratamientos y medicamentos no están cubiertos dentro del plan obligatorio de salud; por lo que a las personas que las padecen quedan al desamparo del sistema de salud.

Se calcula que en Colombia existen aproximadamente 3.8 millones de personas que sufren de este tipo de enfermedades que apunta de tutelas deben hacer valer sus derechos y exigir atención médica o los medicamentos para su enfermedad. No hay suficientes laboratorios para responder a las exigencias de un examen de urgencias para lo cual debería establecerse una red nacional de laboratorios para estas enfermedades.

Cambiemos de lado de análisis y ahora verifiquemos, por el lado gubernamental o local la ineficiencia en los servicios médicos, exactamente en lo que al servicio de ambulancias respecta para la ciudad capital; Bogotá solo cuenta en la actualidad con 77 ambulancias para atender un poco más de 7 mil 794 millones 463 de habitantes. Sorprendente número.

En Bogotá, nacen en promedio 14 niños y niñas cada hora, mueren 3 personas cada hora y llegan cada hora 2 personas más de las que se van. Números que nos dan un pequeño análisis de la magnitud y grandeza de la ciudad y de lo desprotegida que se encuentra a nivel de atención de salud. Se presenta un déficit de más de 350 de ambulancias. Si se llegara a presentar una catástrofe natural la ciudad capital no tiene los medios para llegar a atenderla… triste pero es la realidad.

Una pequeña radiografía de lo que es el sistema de salud en Colombia y en Bogotá. Esto es solo la punta de iceberg del problema tan grande en lo que respecta a la salud que se presenta en Colombia.

Be the first to comment

Leave a Reply