Reseña de la película: Las sufragistas

Suffragette © Focus Features
Suffragette © Focus Features

ISABEL VIVIANA ROJAS BARBOSA

Título original película: Suffragette
Año: 2015
País: Inglaterra
Director: Sarah Gavron
Guion: Abi Morgan
Actores: Carey Mulligan, Helena Bonham Carter, Meryl Streep, Anne-Marie Duff
Duración: 106 min

“Las mujeres no tienen tranquilidad de temperamento o el equilibrio de la mente, para ejercer un juicio,  en los asuntos políticos”. “Si permitimos que las mujeres voten significará la pérdida de la estructura social. Las mujeres están bien representadas por sus padres, hermanos, esposos”. “Una vez que se dé el voto, sería imposible detener esto. Las mujeres entonces habrían de exigir el derecho de estar en el Parlamento, ser Ministros de Gabinete, jueces”. Pronunciamientos públicos de los hombres contra la lucha de las mujeres por el derecho al voto. LONDRES,1912

El movimiento femenino “Las Sufragistas” refleja un momento histórico de Inglaterra, antes del empezar la Primera Guerra Mundial, el cual proyecta las luchas de los movimientos de mujeres en el Siglo XIX en varias latitudes del mundo, quienes por conquistar sus derechos civiles y políticos, arriesgaron una seguridad “falsa” al lado un hombre proveedor, un trabajo explotador y un Estado benefactor.

La película refleja crudamente las posiciones misóginas y las prácticas que niegan la dignidad humana en el plano privado e íntimo de las mujeres, pasando por el abuso sexual y físico hasta la restricción en su desarrollo intelectual y personal.

A pesar de un ambiente hostil, personal y político, la protagonista de la historia, se rebela ante un destino cargado de limitaciones, insatisfacciones y falta de control sobre su propia vida familiar, política y laboral.

Dentro de las reflexiones de la película, se identifica que la conquista del derecho al voto, es también un conquista al ejercicio de vivir una “vida plena” como mujer y ciudadana en una sociedad, libre de condicionamientos impuestos por “falsas representaciones” que solo violan el principio de igualdad y de la dignidad humana, fundamentado, en tratos diferenciados desproporcionados que conducen a r circunstancias desventajosas no solo en el plano político y laboral sino familiar e interpersonal.

A modo de conclusión, el reconocimiento del derecho a la participación a través del ejercicio al voto, es fruto de la lucha por salvaguardar la función crítica de los individuos en la sociedad, es parte, de ser reconocido como sujeto de derechos y persona en ejercicio de su dignidad. Su negación o restricción, des-humaniza al otro-a, aniquilando sus derechos sustanciales y quitándole poder.

Be the first to comment

Leave a Reply